Cerrar

Rompe tu techo mental

Enero 10, 2023

8
Facebook Twitter LinkedIn Google+ Pinterest WhatsApp
Copiar Enlace Tu navegador no soporta copiado automático, por favor selecciona y copia el enlace en la caja de texto, luego pégalo donde necesites.
Mi amiga Ana siempre tuvo ganas de emprender y abrir su propio negocio. Ella tenía muchas ideas y siempre había sido una persona muy creativa, pero cuando se trataba de tomar decisiones importantes para su emprendimiento, se sentía atrapada y sin saber qué hacer.

rompe tu techo mental
Después de mucho tiempo pensando y tratando de encontrar una solución, nos sentamos a conversar con una taza de café de por medio. Y, tras un rato de hablar de lo humano y lo divino, vino a colación el tema del obstáculo que le impedía montar su propio negocio.

En verdad, no había ninguna razón física o real. En realidad, mi amiga Ana era víctima de un techo mental que la mantenía encerrando entre las cuatro paredes de los pensamientos negativos sobre sí misma. Veamos cómo aprendió a superar esta barrera que quizá también te esté afectando a ti, impidiéndote alcanzar la vida que siempre has querido vivir.

Rompe tu Techo mental

¿Qué es el techo mental?

El techo mental, también conocido como techo de cristal, se refiere a las barreras mentales y creencias limitantes que llevamos con nosotros y que nos impiden alcanzar nuestros objetivos. La forma más común de techo mental es el miedo: miedo al fracaso, miedo a lo que piensen los demás, miedo a no ser lo suficientemente bueno o inteligente.

Este tipo de miedo puede ser especialmente debilitante y mantenernos estancados en un lugar en el que nos sentimos incapaces de avanzar. Otras formas de techo mental son la negatividad, la baja autoestima, la procrastinación, el perfeccionismo y mantenernos atados a los errores del pasado.

rompe tu techo mental
¿El resultado? una especie de techo o límite que, como ya verás, es más que todo imaginario y que podría mantenerte dentro de los límites de un conformismo autoimpuesto.

¿Cómo te afecta tu techo mental?

El techo mental puede presentarse en cualquier área de la vida en la que tengas la oportunidad de aprender o crecer. Algunas áreas comunes donde puede aparecer el techo mental incluyen el trabajo, los estudios, las relaciones personales y el desarrollo personal.

Aquí hay algunos ejemplos de cómo el techo mental puede limitarte en tu día a día:

• En el trabajo: se cree atado de manos para progresar en una carrera en la que se requiera un pensamiento innovador y habilidades de resolución de problemas.

• En el aprendizaje: creerse "bruto" o con dificultades para progresar en una carrera académica o aprender nuevas habilidades.

rompe tu techo mental
• En las relaciones personales: se cree limitado para entender y empatizar con los demás o establecer relaciones saludables y satisfactorias.

• En el desarrollo personal: sentirse incapaz para imaginar nuevas formas de hacer las cosas y encontrar nuevas oportunidades de crecimiento y desarrollo personal.

Cómo romper tu techo mental

¿Te acuerdas de mi amiga Ana, de la que te hablaba en el primer párrafo? Pues tras nuestra conversación, comenzó a trabajar en romper ese techo mental de varias maneras. Primero, se rodeó de personas con diferentes perspectivas y experiencias empresariales.

Rompe tu techo mental
También comenzó a aprender de forma activa, haciendo preguntas y aplicando lo que había aprendido a su negocio. Finalmente, comenzó a salir de su zona de confort y a asumir riesgos calculados en su negocio.

Así como Ana, hay varias formas que puedes aplicar en tu vida para romper un techo mental y expandir tu capacidad de pensamiento y comprensión:

1. Aprender de forma activa: en lugar de simplemente leer o escuchar información, participa activamente en tu aprendizaje. Haz preguntas, practica lo que aprendiste y aplícalo a situaciones de la vida real.

2. Salir de su zona de confort: exponte a nuevas experiencias y perspectivas que te desafíen a pensar de manera diferente.

3. Aprender a decir "no lo sé": no tengas miedo de admitir que no sabes algo. A menudo, reconocer nuestras propias limitaciones es el primer paso para superarlas.

4. Trabajar en la resiliencia: aprender a recuperarse de los fracasos y seguir adelante es una parte importante de romper cualquier techo mental.

5. Rodearse de personas con diferentes perspectivas: ponte en contacto con personas que tengan diferentes experiencias y formas de pensar, así verás las cosas de manera diferente y a expandirás tu propio techo mental.

Espero que esta información te haya inspirado a trabajar en romper cualquier barrera mental que puedas tener. Y aunque soy amante de las redes sociales, descubre cómo a veces afectan tu salud mental. En todo caso, recuerda que, al expandir tu "techo mental" y salir de tu zona de confort, encontrarás nuevas oportunidades de crecimiento y desarrollo personal. ¡Animo!


8
Facebook Twitter LinkedIn Google+ Pinterest WhatsApp
Copiar Enlace Tu navegador no soporta copiado automático, por favor selecciona y copia el enlace en la caja de texto, luego pégalo donde necesites.
Imagen del Agente del Chat
Pablo
Agente en Línea
Chatea ahora